A los cuarenta solo te queda el perro

A los cuarenta solo te queda el perro